Hantavirus: Difunden medidas de prevención

La Secretaría de Salud junto a la Oficina de Zoonosis de la Municipalidad difundieron esta semana algunas de las medidas recomendadas para prevenir el hantavirus, una enfermedad transmitida por roedores de la que se han informado casos en poblaciones cercanas a la nuestra.

En las últimas semanas se han registrado casos en la región (uno reportado en Chacabuco fue el más reciente), disparando la alerta en nuestra zona.

Los roedores transmiten a los humanos esta enfermedad a través de sus heces u orina. En algunos casos muy puntuales, se puede transmitir el hantavirus entre seres humanos.

El hantavirus es una enfermedad endémica en nuestra región, lo cual quiere decir que habitualmente se registra una determinada cantidad de casos y se la puede mantener controlada si se aplican medidas de prevención. En la provincia de Buenos Aires se registran alrededor de 25 casos cada año.

El mayor riesgo de contagio del hantavirus se registra en zonas rurales y en cercanía de rutas.

En las personas contagiadas, la enfermedad se manifiesta con la suma de varios síntomas: fiebre, dolor muscular, vómitos y diarrea. Ante estos síntomas se recomienda consultar con un médico.

ASÍ SE DA LA TRANSMISIÓN:

Hay cuatro maneras de contagiarse el hantavirus:

1- Por inhalación: Cuando respiramos en lugares abiertos o cerrados (galpones, huertas, pastizales) donde las heces o la orina de los roedores infectados desprendieron el virus contaminando el ambiente.

2- Por contacto directo: Al tocar roedores vivos o muertos infectados, o las heces o la orina de estos roedores

3- Por mordeduras: Al ser mordidos por roedores infectados.

4- Por vía interhumana: puede transmitirse entre personas a través del contacto estrecho con una persona infectada durante los primeros días de síntomas, a través de la vía aérea.

ASÍ SE PREVIENE

El hantavirus es fácil de prevenir, con algunos cambios simples de comportamiento y adoptando medidas de higiene más estrictas en el hogar y espacios de trabajo.

Se recomienda:

- Eliminar elementos en desuso, que puedan servir como refugio a los roedores.

- Depositar la basura en recipientes cerrados con tapa, no dejándola nunca en sitios donde pueda ser desparramada.

- Guardar alimentos, ya sean para humanos o mascotas, en envases herméticos. No dejar restos de alimentos al alcance de los roedores.

- Antes de entrar a ambientes que estuvieron mucho tiempo cerrados, ventilarlos por 30 minutos abriendo puertas y ventanas. Después limpiar todo con cloro.

- Mantener limpios los alrededores de las viviendas, cortando el pasto. Antes de desmalezar, desratizar, para que los roedores no se refugien en las casas aledañas. Al realizar estos trabajos, cubrirse la cara con un barbijo.

- Proteger las fuentes de abastecimiento de agua y, si esta no es potable, hervirla antes de usarla para beber.

- Quienes tengan galpones o depósitos deben asegurarse de que estén desratizados y ventilados. Siempre es recomendable establecer este tipo de construcciones a una distancia mínima de 30 metros de las viviendas.

- Quienes se proponen acampar, deben hacerlo en lugares abiertos, donde no existan evidencias de roedores. Al elegir un lugar para pernoctar, es recomendable escoger campings autorizados, utilizando carpas con piso y enteramente selladas.

Ante cualquier duda, es recomendable acercarse al Hospital Municipal.